Massive Attack y EMI reeditan “Blue Lines”

Retro-reseña

Blue Lines es de esos discos a los que uno aprende a agradecer cada vez que lo escucha. Su cielo se abre con una ráfaga de bajo, un trueno indescifrable en medio de un sueño, donde hay vientos de cambio en la profundidad de los horizontes, y ese misterioso clima nos abraza e influencia paulatinamente, track a track, hasta re-conformarnos como oyentes. Un no sospechado sonido minimalista, pero gigante, se abandona sobre nosotros y somos inocentes otra vez. Estamos probando un nuevo sabor, mirando un nuevo color, que nuestro régimen diario de música nos irá pidiendo como la rutina nos pide la frescura del agua, los rayos del sol y la lujuria fría de la luna. Entonces nos preguntamos, ¿esto ya estaba al alcance de nuestro mundo? Pero no importa saberlo, al menos ahora lo tenemos guardado para siempre en el universo de un disco, y no es poca cosa. Gracias.

Blue Lines es de esos discos que nos llenan de preguntas nuevas. ¿Algo anormal y divino hubo en su concepción-grabación? ¿Cómo surge esa sana habilidad para sublimar simples purezas como el soul, el hip-hop, el raggamuffin o el funk? ¿Daddy G, 3 D y Mushroom, pibitos de Bristol, respiran sutileza?

Blue Lines es de esos discos ricos, riquísimos, en dones.

Ahora, anclados en 2012, cuando todavía nos entusiasma saber más y más sobre sus danzas en el estudio de grabación, Massive Attack anuncia la reedición -especial- del álbum vía EMI. Y 21 años ha envejecido Bristol desde aquella primera edición del 91′, temporada de tremendas ediciones (Loveless, Nevermind y Screamadelica, sólo por nombrar algunas), y nada Blue Lines: suena fresco e enciclopédico, desde el mismo meticuloso jardín-biblioteca de belleza, como un ente extraño que aún perfuma con su sabia novedad nuestro campo de los sueños. Y bien lo saben los muchachos de la banda y de la multinacional, que lo prometen para el 20 de noviembre otra vez en los estantes, virtuales y tangibles, tanto en espíritu digital, como en cuerpo de CD y Vinilo, este último dentro de una edición Deluxe, cuya caja incluirá el álbum en todos los formatos, además de una fiel reproducción del póster promocional original y un DVD con los temas en audio de súper alta resolución, pensado para los fans más exigentes. ¿Qué pasó con el tracklist? ¿Hay canciones como bonus? ¿Demos, tomas alternativas, descartes? Nada de nada. Sólo estarán esas nueve inolvidables piezas, potenciadas por la remasterización.

Por Martín Brossard

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s